Relatos
Conoce las historias, recuerdos y reflexiones de quienes vivieron el Terremoto de 1960.

Fotografías

Mira en este álbum cómo se vivía antes, durante y después del gran sismo del 60.

Prensa
Revisa páginas y secciones de algunos diarios y revistas de la época.
Terremoto 2010
Muchos compartieron sus vivencias del sismo de 2010, las que puedes conocer en las galerías públicas de esta web.
Publicar
Esta sección se habilitó en 2010 para invitar a compartir archivos y recuerdos en imágenes.

Yo nací en el momento mismo del terremoto

Santiago, Chile

 

"En lo que a mí respecta, haber nacido en un momento clave en la historia es emocionante, aunque ese gran momento fue una gran tragedia. Es paradójico y tiene un gran componente emocional."

 

Mi mamá está metida en un curso de literatura para la tercera edad en el Estadio Español. A ella siempre le gustó escribir y ahora aprovecha para relatar pequeñas reseñas de nuestra historia familiar.

La reseña sobre mi nacimiento, que publico más adelante, la escribió hace poco, pero yo me enteré de toda la historia hace muchos años atrás, cuando le pregunté “¿por qué me pusiste Eduardo?” No tenemos parientes llamados así. Me contó que mi nombre no estaba decidido ni siquiera cuando entró a la sala de parto, pero que después de que pasó el terremoto y mi mamá salió del pabellón, mi papá entre nervios, y para tranquilizar un poco el ambiente, le pregunto “¿cómo esta Eduardito?”. Lo que nunca ha quedado claro es la verdadera razón de mi nombre. Mi mamá solo dice que siempre le gustó el nombre. Según mi papá, es por un antiguo novio de mi mamá. Bueno, en lo que a mí respecta, haber nacido en un momento clave en la historia es emocionante, aunque ese gran momento fue una gran tragedia. Es paradójico y tiene un gran componente emocional.

Esto es lo que mi mamá escribió:

 

El 22 de mayo de 1960 a las 3 pm, en pleno terremoto de Valdivia, me encontraba en trabajo de parto en el 5º piso de la Clínica Santa María de Santiago, y escuchaba susurrar al doctor Lizana, mi ginecólogo, “no puedo anestesiar a la paciente porque aún está temblando, y fuerte”.

Mi marido, que estaba fuera del pabellón, miraba horrorizado el río Mapocho por la brecha que se abrió en la esquina de la habitación. Me contó que el edificio se movía mucho y se le hizo infinito tratando de mantenerse en pié y no caerse, además de su desesperación porque yo aún estaba en pabellón.

Finalmente todo resultó bien y nació un niño precioso y sanito con 4 kilos de peso, nuestro hijo Eduardo Dionisio. A esa misma hora en la ciudad de Valdivia, se producía el terremoto grado 9,5 en la escala de Richter, el de mayor intensidad ocurrido a nivel mundial. Todo esto me vino a la memoria el 27 de Febrero del año en curso y los días posteriores al terremoto grado 8,8 Richter en la región del Maule y 8,5 Richter en Santiago, que me hizo volver a sentir la sensación de angustia, inseguridad y temor a que las réplicas terminaran de destruir lo que había quedado inestable.

Al no existir en el año 1960 la televisión en Chile, la única manera, además de los periódicos, de conocer las noticias, oír música, escuchar radioteatros etc., era la radio, que para mí fue una muy buena compañía mientras permanecí en la clínica en los partos anteriores, porque en esos tiempos se debía permanecer allí varios días. Pero en esa oportunidad sólo se oían tragedias, personas preguntando por sus familiares, pidiendo o entregando recados para los afectados en la zona, y comunicando nuevas réplicas, agravado porque tenía que permanecer en cama y con un niño recién nacido. Unos meses después, logré volver a empezar a hacer mi vida normal, como asistir a reuniones, siempre cerca de la puerta de salida, festividades y al cine, donde me sentaba en la última fila en punta de banca. En estos momentos sólo deseo agradecer por haber vivido dos de los terremotos más desbastadores y no haber sufrido daños personales ni materiales, sólo un pequeño estrés post terremoto. Por todo ello, gracias Señor.

María Luisa Blanco Febrero 2010

 

Este sitio web fue abierto en 2010 para recordar públicamente los fenómenos naturales y sociales de 1960, en el marco de la conmemoración de los 50 años del Terremoto que ese año azotó fuertemente la zona centro-sur de Chile.

En las galerías de fotografías, archivos de prensa y testimonio podrás encontrar material compartido por testigos de la época que quisieron hacerlo público para conmemorar y construir colectivamente nuestra memoria. Además podrás informarte de las diferentes actividades realizadas por distintas instituciones en el marco de este año conmemorativo.

A inicios de 2010 un sismo similar afectó Chile, a 50 años de lo hechos de 1960. Las nuevas generaciones también se acercaron a este portal a compartir sus testimonio del terremoto y maremoto del 27F. Vivencias similares a las de 1960 que nos recuerdan, una vez más, que habitamos uno de los territorios más sísmicos del planeta.

Memoria

ZO transparent by Zaragoza Online - CSS versión 2.1 - XHTML 1.0
?>