Relatos
Conoce las historias, recuerdos y reflexiones de quienes vivieron el Terremoto de 1960.

Fotografías

Mira en este álbum cómo se vivía antes, durante y después del gran sismo del 60.

Prensa
Revisa páginas y secciones de algunos diarios y revistas de la época.
Terremoto 2010
Muchos compartieron sus vivencias del sismo de 2010, las que puedes conocer en las galerías públicas de esta web.
Publicar
Esta sección se habilitó en 2010 para invitar a compartir archivos y recuerdos en imágenes.

Carta desde Corral

Corral, Chile


"Éramos felices de volver a vernos, de sentir en un abrazo, en un apretón de manos que el otro se alegraba de vernos y nos preguntábamos con ansias: ¿Cómo están? ¿Cómo están tus familiares? ¿Quién más está?"

 

Lo que voy a relatar no es cuento ni ficción, es un hecho real que sucedió un 22 de Mayo de 1960. Era las tres de la tarde cuando de pronto un ruido inimaginable se sintió, que nos dejó llenos de pánico. Y luego el terremoto que rompió las escalas, creo que todavía no se sabe de cuántos grados fue o yo por lo menos no lo sé, pero se hablaba de la Escala de Rister, que sobrepasó los grados que tiene.

Todo fue desde ese instante un caos, gente que caía en las calles. Las cosas de las casas se vinieron abajo, muebles, lozas, todo, ¡todo en el suelo! Para luego a los 15 minutos después, el maremoto. Éste barrió con casas, personas, automóviles, barcos y cuanta embarcación había en el agua. Yo vi cómo la casa donde vivíamos salía envuelta entre las gigantescas olas, los barcos que habían en la bahía se cruzaban entre el oleaje infernal, para todo corraleño fue como fin de mundo, un hasta aquí llegamos, pero mi pueblo resistió los embates de las olas y del terremoto. Quisiera detenerme un poco aquí, ya que todos sabemos que fue algo espantoso, para reflexionar en lo que quedó, en lo que se salvó de este sismo y en lo que se convirtió el pueblo.

Se olvidaron los rencores, los odios, las envidias, los resquemores, y empezamos a preguntarnos ¿quién se salvó? ¿cómo estarán los demás? No nos dolió lo material, sino las personas que habían perdido la vida, las personas que perdieron a sus seres queridos, y los ruegos y oraciones fueron el pan de cada día, deseando de corazón que cada uno que sobrevivió tuviera la fortaleza para seguir adelante. El pueblo en ruinas era deprimente, pero cada persona que volvíamos a ver era para nosotros una gran alegría. Éramos felices de volver a vernos, de sentir en un abrazo, en un apretón de manos que el otro se alegraba de vernos y nos preguntábamos con ansias: ¿Cómo están? ¿Cómo están tus familiares? ¿Quién más está? Aquí deseo aclarar algo: entre nosotros podemos pelear, ofendernos y hasta enjuiciarnos, pero cuando alguien cae, le pasa algo o hay una tragedia, a todos nos afecta porque somos una gran familia. Yo en lo personal quiero a mi pueblo, a su gente y lamento que todavía Corral no se levante del todo. Y el mar que tanto daño nos hizo, hoy por hoy le da a mucha gente la posibilidad de vivir de sus aguas. Se pone bravo en invierno, pero cuando llega el tiempo de sol nos da más vida. Llega gente de afuera para consumir sus productos que él nos entrega generosamente.

En cuanto la parte terrestre, se han edificado muchas casas, con sacrificio, con abnegación se ha logrado poblar de nuevo y mi querido pueblo vuelve a ser bello, hermoso desde donde se le mire. Se dirán “ésta es una fanática” ¡Y Sí Soy Una Fanática!  y con mayúsculas. Aquí existe todavía lo que en otras partes ya no hay: tranquilidad, paz, hermandad, amistad y amor hacia nuestro prójimo.

Es todo lo que puedo decir. No soy una dramaturga ni sé si está bien escrito, pero si sé que la vida nos enseña cada día a ser mejores y que tenemos que cuidar a la naturaleza, a nuestra madre tierra para no ser castigados por ella. Y que ¡viva mi querido pueblo!

 

carta ercilia

 

Comentarios  

 
#4 Guest 22-05-2011 21:56
Seguro que se habla de un trencito de trocha angosta que unía el fuerte y el muelle francés con la Usina de Corral,como asimismo exitía en Quitaluto hasta el Rayo,y no creo estar equivocado al respecto,ahora que no funcionara para el tiempo del maremoto( y no dije marepoto)eso es otra cosa...Gracias
 
 
#3 Guest 02-05-2011 01:17
De qué tren de trocha corta habla?...y de qué castillo?....Lo s Altos Hornos para el año 60 ya no funcionaban hacía varios años. Estoy aún bastante lúcido. Y le reaseguro: en Corral para el año 1960 no habían ni automóviles ni tren de trocha corta.
 
 
#2 Guest 03-01-2011 12:49
Estimado amigo,
Había hasta un tren de Trocha corta en Corral que unía el castillo con la industria de Altos Hornos. Recomiendo que te informes.
 
 
#1 Guest 23-05-2010 17:31
De qué automóviles habla?. En Corral en 1960 no habían autos. A lo más había un tractor. Segura que estuvo en Corral?. Es un dato chequeado con otros corraleños por si acaso.
 

Este sitio web fue abierto en 2010 para recordar públicamente los fenómenos naturales y sociales de 1960, en el marco de la conmemoración de los 50 años del Terremoto que ese año azotó fuertemente la zona centro-sur de Chile.

En las galerías de fotografías, archivos de prensa y testimonio podrás encontrar material compartido por testigos de la época que quisieron hacerlo público para conmemorar y construir colectivamente nuestra memoria. Además podrás informarte de las diferentes actividades realizadas por distintas instituciones en el marco de este año conmemorativo.

A inicios de 2010 un sismo similar afectó Chile, a 50 años de lo hechos de 1960. Las nuevas generaciones también se acercaron a este portal a compartir sus testimonio del terremoto y maremoto del 27F. Vivencias similares a las de 1960 que nos recuerdan, una vez más, que habitamos uno de los territorios más sísmicos del planeta.

Memoria

ZO transparent by Zaragoza Online - CSS versión 2.1 - XHTML 1.0
?>