Relatos
Conoce las historias, recuerdos y reflexiones de quienes vivieron el Terremoto de 1960.

Fotografías

Mira en este álbum cómo se vivía antes, durante y después del gran sismo del 60.

Prensa
Revisa páginas y secciones de algunos diarios y revistas de la época.
Terremoto 2010
Muchos compartieron sus vivencias del sismo de 2010, las que puedes conocer en las galerías públicas de esta web.
Publicar
Esta sección se habilitó en 2010 para invitar a compartir archivos y recuerdos en imágenes.

A 50 años - FINAL

Quilpué, Chile

 

 

 

"En Valparaíso y sus alrededores hay un número importante de nacidos en Corral que emigramos... Siempre he pensado, qué habría sido de nosotros de no haber vivido aquello que nos tocó vivir el 22 de Mayo de 1960. ¿Cómo serían nuestras vidas?"


Guillermo Henríquez Ortega publicó su relato “A 50 años” el 21 de Mayo de 2010 (léelo acá). Ahora ha enviado una segunda parte.

 

El relato anterior salió en poco más de una hora. Las ideas salieron a borbotones: 50 años esperaron para ello. Muchas veces quise escribirlo y publicarlo; muchos amigos, en el transcurso de estos 50 años me lo sugirieron. Traté de hacer un relato objetivo. La objetividad, no obstante, está sólo en las primeras dos líneas. En esta última parte quiero sólo hacer mención a que fuimos testigos privilegiados de una tragedia que afectó a un pueblo completo, espectadores ubicados en primera fila de la obra magistral del desmadre de la naturaleza. Todos los elementos de Corral y sus alrededores se transformaron en una especie de títeres manejados por las fuerzas superiores en el magno espectáculo que estábamos presenciando y que no obstante lo infernal de la situación, conllevaba una belleza sublime, con visos de tragedia surrealista y que creo nunca más volveré a presenciar. Tampoco veré más situaciones inexplicables como la del bombero que en la torre del Cuartel de Bomberos de Corral, tocaba las campanas en señal de alarma; lo vimos caer con la torre en la embestida de la segunda gran ola a la masa de agua con lodo, maderas y todo lo imaginable y, a los pocos días lo vimos caminando muy bien por lo que quedaba de las calles de Corral. ¿Milagro? No lo sé.

El mar, tan amigo nuestro, apacible y hasta mágico, era un ser, aquel día 22 de Mayo, malévolo que, portador de muerte y destrucción, asolaba a todo ser viviente horrorizado de su poder destructivo. Me crié al lado del mar; jugué con él y en él, pero le tengo un respeto reverencial. La vida de Corral y de los corraleños cambió de manera drástica. Muchos salimos a otras ciudades o regiones del país. En Valparaíso y sus alrededores hay un número importante de nacidos en Corral que emigramos a esta zona. Inclusive, en El Belloto, hay un Centro de Corraleños que se junta cada cierto tiempo para hacer recuerdos del pueblo natal. Y siempre he pensado, qué habría sido de nosotros de no haber vivido aquello que nos tocó vivir el 22 de Mayo de 1960. ¿Cómo serían nuestras vidas? De seguro, no tendría la linda familia que ahora tengo y los fabulosos amigos que en distintas partes de Chile he cultivado. Por ello, y no obstante lo vivido, sólo me resta decir GRACIAS A LA VIDA, que me ha dado tanto.

Para finalizar, una reflexión sobre Corral: las veces que he podido, he ido a visitar mi pueblo natal. Allí hubo una industria ballenera; estaban los Altos Hornos, empresa que dio origen a Huachipato. Corral siguió con vida con la Cia. Haberveck; destruida también ésta, es poco lo que hay. Se está explotando el bosque nativo, transformado en chips y exportado. No quiero que Corral se transforme en un pueblo fantasma. No quiero que se diga más adelante que hubo un puerto que como los pueblos condenados a cien años de soledad, no tuvieron una segunda oportunidad sobre la tierra. Los corraleños que tuvieron el coraje de quedarse necesitan de políticas públicas que incentiven su desarrollo y oportunidades de manejar con asertividad el tremendo potencial marítimo y turístico que posee. Corral está inserto en la novel Región de Los Ríos, una de las más hermosas del país.

 

Comentarios  

 
#1 Ana Roós Krause 07-12-2013 10:56
El 22 de mayo de 1960 fue un día inolvidable para nuestra familia. Mi papá no estaba en casa. Vivíamos en la calle Antonio Varas 292 esquina de Las Heras. Había ido a visitar a un paciente. Cuando sentimos el temblor. Salímos con mis hermanas a la terraza del 2 Piso que daba a la calle. Oíamos gritos y plegarias. La gente pasaba rezando y diciendo:" Se acaba el mundo". Persignándose y aclamando a Dios. Bajamos todas con mi madre a la calle. Apenas podíamos mantener el equilibrio. Y de repente el pavimento se abre fraccionándose en tres partes. Empezamos a gritar. Mi madre decía: "Pónganse debajo del umbral de la casa".Y luego vino la lluvia, el viento y la tempestad. Los sacudones de la tierra . Truenos y relámpagos. Llorábamos todas juntas, hasta que mi padre pudo llegar conduciendo con mucha dificultad.
Sé que una ola se llevó a i pueblito tan querido: Puerto Saavedra donde descansa mi hermanito Andrés Oliverio.
Ana Roós Krause
Periodista.
 

Este sitio web fue abierto en 2010 para recordar públicamente los fenómenos naturales y sociales de 1960, en el marco de la conmemoración de los 50 años del Terremoto que ese año azotó fuertemente la zona centro-sur de Chile.

En las galerías de fotografías, archivos de prensa y testimonio podrás encontrar material compartido por testigos de la época que quisieron hacerlo público para conmemorar y construir colectivamente nuestra memoria. Además podrás informarte de las diferentes actividades realizadas por distintas instituciones en el marco de este año conmemorativo.

A inicios de 2010 un sismo similar afectó Chile, a 50 años de lo hechos de 1960. Las nuevas generaciones también se acercaron a este portal a compartir sus testimonio del terremoto y maremoto del 27F. Vivencias similares a las de 1960 que nos recuerdan, una vez más, que habitamos uno de los territorios más sísmicos del planeta.

Memoria

ZO transparent by Zaragoza Online - CSS versión 2.1 - XHTML 1.0
?>